REVISTAS

Revistas de empresa, en papel o en formato digital.

Enamora a tus clientes con una revista digital

Crear una revista digital de empresa puede convertirte en el favorito.

Revistas digitales

¿Por qué las revistas digitales son un fabuloso medio de comunicación con los clientes? La primera razón es porque a todos nos gustan las buenas revistas, las amamos, nos entran por los ojos, con su atractiva presentación, su portada, su secciones ordenadas, su puesta en página armoniosa, esa mezcla equilibrada entre imágenes y texto, su vistoso colorido, sus juegos tipográficos y… su papel. Pero eso ya prácticamente pertenece al pasado: el papel cuché está al alcance de muy pocos.

Así que tenemos que conformarnos con las revistas digitales, que no son lo mismo, pero que, valga la expresión, también tienen un papel protagonista en el mundo de la comunicación empresarial. Es más, su menor coste conlleva ventajas: casi cualquiera puede permitírselas. Sumemos que el formato digital ofrece una creatividad prácticamente ilimitada.

Aunque nuestra empresa tenga buenos perfiles en Facebook y Twitter, cuente con un blog actualizado y, por supuesto, con una página web, la revista será valorada como un canal de comunicación añadido y siempre de mayor nivel.

Una buena revista no tendrá el carácter efímero de una actualización de Facebook o un tuit, y será más duradera que un nuevo post en nuestro blog. Cuando una revista cumple con sus objetivos, los receptores la conservan, marcan su presencia en la bandeja de entrada, la guardan en un buzón especial de su programa de correo. No es más basura de Internet para desechar.

Una revista digital se ojea y hasta puede hojearse, permite leer lo más interesante de un simple vistazo, detenerse si es preciso para enterarse en profundidad de un asunto y volver a ella para buscar una cita o disfrutar de una lectura relajada. Con una revista digital ganaremos suscriptores, menciones, fidelización y prestigio.

En manos de profesionales

Una revista electrónica es un producto que debe dejarse en manos de profesionales. Requiere de un diseño específico, tan atractivo como lo haría un buen director de arte para un soporte de papel, pero adecuado al medio digital en el que nos movemos. Es importante que sus contenidos estén redactados por periodistas o personas expertas en escribir para Internet y que tenga una atractiva titulación. Además, resulta esencial que funcione bien técnicamente, que sea rica en enlaces que permitan ampliar información para quien la quiera, satisfacer al que desee más sin abrumar a quien se conforme con una visión general.

La periodicidad, la imagen de marca, el número de páginas… también son requisitos que deben estudiarse de acuerdo con la empresa y el tipo de público al que queramos llegar. La revista digital es un traje a medida.

Cuando la revista está bien diseñada, el lector no se pierde, sabe en todo momento dónde está, a quién pertenece la marca… Estamos aportando un plus de prestigio a la empresa.

Invertir en una revista digital es una magnífica forma de ofrecer un valor añadido a nuestros clientes.

¿Qué temas deben tratar las revistas de empresa?

Supongamos que hemos decidido crear una revista de empresa. Ahora hay que llenarla de contenidos. ¿Qué ponemos?

En nuestra anterior entrada hablamos de la importancia de las revistas de empresa para cohesionar los equipos y trabajar por un objetivo común con sensación de pertenencia a un grupo. Ahora comentamos qué contenidos deben incluir las revistas de empresa para lograr sus objetivos.

De todos y para todos

El objetivo es contar con una publicación en la que tengan cabida todos los temas que los trabajadores deseen conocer acerca de su empresa, expuestos de forma amena, cálida, próxima y coloquial. Es para ellos, pero, ojo, para todos ellos. Tiene que reflejar los intereses de cada uno de los niveles, conseguir que cada persona se sienta tenida en cuenta. Obviamente, para una empresa es más difícil cubrir determinados puestos, pero siempre debe tener presente que para que una maquinaria funcione a la perfección, todas las piezas son importantes.

Las secciones 

Los temas a incluir estarán en función de las particularidades de cada empresa. Las revistas internas deben servir a las necesidades de la política empresarial y a los intereses de los trabajadores. Así que podemos hablar de…

Actualidad empresarial: cursos, patrocinios, seminarios, participación en encuentros, ferias, eventos, fotos…

Entrevistas: a directivos de la propia empresa y a expertos en el sector, sobre actualidad y actividades relacionadas con la empresa; a representantes de los trabajadores; a expertos en determinadas áreas que puedan hablar a los demás de su trabajo, de qué hacen para optimizar su tarea…

Reportajes: sobre algún aspecto del sector, innovación, producción…

Acuerdos de la compañía: firmas de contratos, convenios y proyectos en los que se va a trabajar.

Noticias de actualidad: miscelánea de las notas de prensa que puedan interesar al sector.

Seguridad e higiene en el trabajo: dependiendo del sector que se trate, podemos ofrecer información sobre la postura correcta en el ordenador, materiales inflamables…; avisos de vacunas y reconocimientos médicos…

Ayudas a los trabajadores: seguros médicos privados, planes de pensiones, bonificaciones especiales, descuentos en tiendas, viajes, gimnasios, becas de estudios, cursos, intercambios de jóvenes, ayudas para empleados con hijos en edad escolar…

Vida social de los empleados: bodas, nacimientos, jubilaciones, nuevas incorporaciones, bajas, altas…

Alrededor de la empresa: novedades en el edificio y sus alrededores, máquinas expendedoras, nuevos restaurantes en la zona, aparcamiento, tráfico, mejoras en transporte público…

Buzón de sugerencias: para hacer sugerencias, mandar cartas o comentarios.

Mercadillo interno: compra, venta e intercambio entre trabajadores, un espacio para anunciar que alguien desea vender su coche, que busca baby-sitter, que regala una cuna, que podría compartir el itinerario de casa al trabajo o que cambia 15 días de apartamento en la playa por 15 días de casa en el pueblo.

¿Cuándo sale?

Nuestra querida revista de empresa puede ser alimentada a diario, cada semana, cada mes, cada tres meses… No hay nada establecido. Se debe decidir en función de la actividad laboral, del número de empleados y de las noticias y movimiento que genere la empresa.

Lo que sí es importante es que la revista de empresa esté bien gestionada, que sea un lugar que se perciba como un foro de libertad y unión entre los trabajadores y que responda al objetivo empresarial que se persigue. Esto es, que se deje en manos de profesionales de la comunicación.

¿Por qué tener una revista de empresa?

Ya sea un simple boletín digital o una publicación en papel, una revista de empresa es una importante vía de comunicación que refuerza la sensación de pertenencia al grupo y repercute en beneficios para todos.

¿Piensas que las revistas internas son una pérdida de tiempo y dinero? Las evidencias demuestran todo lo contrario. En la era de las comunicaciones, el incremento de la productividad empresarial puede depender precisamente de una mejora en los canales de información.

La comunicación es lo que importa

Las revistas internas pueden ser de mil maneras y formatos, porque lo que verdaderamente importa es lo que comunican y no el soporte. Algunas se limitan a publicar contenidos específicos en la Intranet de la empresa, otras son un sencillo boletín electrónico de periodicidad mensual, y están también las publicaciones en papel para que los empleados, colaboradores, clientes, etc. se lleven físicamente la revista más allá de las cuatro paredes de su jornada laboral y la difundan entre sus familias o la lean cómodamente en el transporte público, en el atasco de cada día o en el sofá de su casa.

Formatos aparte, una publicación de empresa es una vía de comunicación recíproca entre la empresa y todos sus trabajadores, entre el personal de los distintos departamentos, ubicaciones o servicios, entre los miembros del equipo directivo y los propietarios…; esto es, entre todos aquellos que son necesarios para que un proyecto siga adelante y consiga avanzar cada día.

Las revistas de empresa son muy valoradas

La existencia de una revista supone un nexo, un punto de encuentro muy valorado por los trabajadores. Los empleados, y más en estos tiempos, quieren conocer qué ocurre en su compañía, cuáles son las inversiones, facturación y líneas de investigación, la mejora de equipos e instalaciones, la posición en el mercado, la situación de liderazgo con respecto a la competencia, la actividad de sus directivos, etc.

Las revistas de empresa refuerzan la sensación de pertenencia al grupo

Una revista interna permite canalizar la información y tener al corriente a todo el mundo de la actividad empresarial y las novedades que en ella se producen y, lo que es más importante, refuerza notablemente la sensación de pertenencia a la compañía y profundiza en el vínculo que debe unir a los trabajadores.

Cuando se afianza la sensación de pertenencia al grupo, el equipo incrementa su competitividad. Cuanto más sepan los trabajadores acerca de su empresa, más vinculados se sentirán a ella y mayor será su implicación y rendimiento laboral.

¿Qué temas deben tratarse en una revista de empresa? Lo contaremos en próximas entradas, pero hay que avanzar que el aspecto humano es lo que más cohesiona cualquier equipo de trabajo.

Revistas de empresa

Una publicación es un prestigio para cualquier empresa. Además de mejorar la imagen, permite dar a conocer la actividad a los clientes, a los proveedores y a los propios trabajadores.

Una revista de empresa es también una vía de comunicación recíproca entre los propietarios de la compañía y los empleados. Estos se sentirán más implicados con su empresa y su desempeño profesional, y los empresarios podrán revertir los frutos.

Una revista de empresa representa un elemento publicitario en la captación de nuevos clientes.

¿Es caro hacer una revista de empresa?

Depende de muchas cosas: de los contenidos, del tamaño, la periodicidad, el número de páginas, el soporte, la distribución… Hay revistas de empresa caras y baratas. Se hacen a medida. Y lo último para tiempos de crisis es que sean digitales. No imprimirlas es una manera de abaratar costes y distribuir de forma económica.