PÁGINAS WEB

El diseño es importante, pero también el texto es decisivo para vender una página web.

¿Qué contar en una página web?

Cómo conseguir que los contenidos de una web reflejen lo que queremos mostrar

Muchas empresas se lanzan a tener una página web porque es imprescindible, tienen que estar en Internet, ofrecer una imagen, un lugar de contacto a sus clientes, una sede virtual. Pero no saben qué poner.

Algo así

El programador entonces trata de orientar a su cliente, estructurar en páginas los contenidos de lo que puede ofrecer, de sus productos o servicios empresariales. Pero el cliente da vueltas y vueltas a la idea, y no sale de las obligadas páginas de inicio, quiénes somos y contacto. Sabe lo que le gusta de la competencia y lo que no, puede mostrar webs que le parecen buenas,  quiere “algo así, pero no igual”.

Cuando ya se definen los menús y submenús que tendrá la nueva web, generalmente el empresario empieza a desesperarse con los textos. Es normal, porque para él su empresa es su vida y no puede limitarse a describir su actividad en unas cuantas líneas.

A su vez, el programador se desespera todavía más porque quiere terminar el trabajo que ha empezado, porque cada día lo ve empantanado en su ordenador y porque, mientras esto siga así, no cobra. Para colmo, cada vez que enseña una nueva propuesta a su cliente, casi siempre tiene que volver a empezar de cero.

Contenidos de calidad

Para que los textos de una página web comuniquen lo que tienen que decir de manera eficaz deben estar escritos por profesionales. Raramente el informático será capaz de redactar unos buenos contenidos, porque esa no es su especialidad. Y tampoco suele ser el empresario quien acierte, porque no es su terreno y porque le costará ser objetivo y mirar su actividad desde fuera.

La página web es una tarea de equipo

Por un lado está el empresario, que  es quien mejor conoce su actividad productiva y cómo atender a las demandas de sus clientes.

Por otro lado está el progamador, diseñador o informático, la persona o personas  encargadas del diseño y de la parte técnica.

Y por último, pero no menos importante en la creación de la página web, está el profesional de la comunicación.

El trabajo conjunto permitirá determinar el número idóneo de páginas que necesita la web para estructurar bien su contenido, cómo organizar el mapa del sitio, los menús y submenús necesarios, qué imágenes se van a mostrar y cuáles serán los textos adecuados, con titulares llamativos, contenidos claros y concisos, adaptados al específico mundo de Internet en el que nos movemos, con una redacción mitad publicitaria, mitad informativa.

Pero eso lo contaremos en otro post.

Si no tienes una web, estás perdido

ImagenCualquier empresa, por pequeña que sea, debe contar con una página web, igual que necesita una línea de teléfono, una sede o un correo electrónico.

Una web, independientemente de su tamaño, estructura o diseño, es un elemento más de identidad corporativa que proporciona a la compañía una imagen de fiabilidad cara al público, un punto añadido de contacto o enlace y, en muchas ocasiones, una importante fuente de nuevos clientes.

Otra puerta de entrada a la empresa

Estar en Internet no es privativo de las grandes empresas; también las pequeñas y medianas pueden y deben contar con una página web, porque eso les permite dar a conocer su identidad empresarial, su imagen corporativa, sus productos o servicios… Y es una puerta más de entrada para los clientes, reales y potenciales.

Textos ágiles y eficaces

Internet tiene su propio lenguaje escrito y visual. Por eso es muy importante crear un diseño de la página web adaptado al medio, con la mayor eficacia comunicativa y que muestre, de forma evidente, la manera de contactar con la empresa.